¿Buscando el archivo de escritos? Haz click aquí

Subido el 3 de septiembre de 2019

Click here for the english version

Un último escrito mientras me adentro a las profundidades de la energía de fusión

El último par de años de mi vida han estado repletos de retos y nuevas experiencias—pero sobre todo, de muchas emociones. En breve, tuve el privilegio de vivir en Berkeley por dos años, me compré un auto eléctrico 1, cumplí 30, me casé, conseguí un trabajo de ensueño en Boston, y para rematar, ¡ahora tengo perro!

  1. una meta que tenía establecida desde hace años

  2. Si ¡Setenta!

  3. Siglas en inglés de director científico

  4. Siglas en inglés de director de operaciones

  5. Siglas en inglés de Superconductores de baja temperatura

  6. Siglas en inglés de Superconductores de alta temperatura

  7. Todavía necesita mejorar, yo siempre he sido un poco lento en situaciones sociales.

  8. Ah, ¡y buen café!

La vista desde Grizzly peak, Berkeley, CA

La vista desde Grizzly peak, Berkeley, CA

Nuestra boda en la Corte del Condado de Alameda

Nuestra boda en la Corte del Condado de Alameda

Recogiendo nuestro Model 3 en Freemont, CA

Recogiendo nuestro Model 3 en Freemont, CA

Al lado del río Charles en Boston, MA

Al lado del río Charles en Boston, MA

Es difícil describir lo agradecido que me siento por toda esta buena fortuna. Es más, es casi tan difícil como imaginar haberlo logrado sin aquellas personas que me han ayudado en cada uno de estos pasos. Sin embargo, hablar de mi suerte no es la razón de este escrito. Lo que quiero es brindar una explicación para las pocas personas que siguen mi blog—siendo que han pasado más de dos años desde mi última publicación.

La falta de publicaciones tiene que ver con dos cosas: 1) El tipo de libros que he leído desde mi último escrito, y 2) mi nuevo trabajo. A continuación hablaré sobre estas dos cosas, y al final un par de párrafos sobre la conclusión de mi blog.

Libros que he leído desde mi último escrito

Hubo varios libros en los que me sumergí después de mi escrito de Los Comerciantes de Duda, pero cada uno de estos tiene sus razones por las cuales no escribí sobre ellos. He aquí una breve sinopsis de cada uno:

El Mundo y Sus Demonios, por Carl Sagan

El horóscopo, OVNIs, fantasmas, círculos de los cultivos, magia, ciencias patológicas, y muchas otras fantasías son expuestas en este libro por lo que son: ¡Un fraude! Al mismo tiempo, Carl lamenta el sinnúmero de seguidores apasionados que estas creencias pueden reclutar a pesar de no tener ni un rastro de evidencia objetiva o concreta. Pero además de mostrar lo ridículas que son (con detalles puntuales, hechos, y contexto histórico), Carl ofrece más que una simple crítica y demuestra que el método científico es una de las herramientas más efectivas que la humanidad ha inventado para separar la verdad de la ficción. El aspecto crucial, nos enfatiza Carl, es que no se tiene que ser científico de profesión para desarrollar un “equipo de detección de camelos” (el apodo que Carl le otorga al pensamiento crítico, o al pensamiento escéptico). Carl también expresa frustración sobre la facilidad con la cual las personas se creen estas historias sensacionales, y refleja que todas y cada una de ellas—sin importar lo inocentes que suenen—retardan el avance de la humanidad y eventualmente se tornan peligrosas. Es un libro asombroso con un mensaje trascendental, ya que los charlatanes y estafadores existirán siempre y cuando la humanidad exista.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    Este libro se merece un escrito a la misma escala de mi escrito de Cosmos. El problema es que no quería tener dos escritos de libros de Carl Sagan tan seguidos.
CHA_3180.jpg

La Historia de mis Experimentos con la Verdad, por Mohandas Gandhi

Esta autobiografía de Mohandas Gandhi fue una lectura necesaria para mí siendo que antes de leerla (debo admitir), yo pensaba que Gandhi era un líder religioso como el Dalai Lama. Pero como muchos de ustedes deben saber, Gandhi era un abogado que emigró de India a Sudáfrica en donde se convirtió en un defensor de los derechos de inmigrantes. Una vez adquirida su popularidad y fuerza (y después de casi ser linchado por su activismo), Gandhi regresó a India, en donde continuó su lucha en contra de desigualdades laborales y otras injusticias por parte de la Corona Inglesa. Una de sus acciones más desafiantes ocurrió en 1930 cuando decidió marchar casi 400 kilómetros hasta Dandi para extraer unos cuantos gramos de sal sin pagar impuestos. Durante esta marcha, Gandhi fue seguido por miles de personas y cámaras de televisión haciendo que el mundo entero se enterara de las injusticias que la Corona Inglesa le estaba imponiendo a sus ciudadanos Hindúes. Eventualmente, el activismo de Gandhi llevó a la independencia de India. Sin embargo, lo que separa a Gandhi de otros revolucionarios es su modo de protesta pacífica llamado Satyagraha. Gracias a su Satyagraha, Gandhi logró lo imposible, y al mismo tiempo inspiró a muchos otros como Nelson Mandela y Martin Luther King Jr. a emplear tácticas similares de no-violencia y resistencia civil.

Desafortunadamente, la independencia de India de todas formas no fue libre de sangre. Muchos Musulmanes cayeron de la mano de Hindues y viceversa. Y eventualmente le costó la vida a Gandhi. Para colmo de males, y a pesar de los deseos de unidad de Gandhi, sus amados compatriotas decidieron separar el territorio en dos naciones: India y Pakistán—algo que aún hoy en día lleva a derramamientos de sangre. Obviamente su autobiografía no llega hasta su muerte, es más, ni siquiera habla de la marcha de sal. Pero si habla mucho de vegetarianismo, espiritualidad, castidad, y otras virtudes que cuando se juntan facilitan Ahimsa y Satyagraha. En especial, me gusto mucho cuando Gandhi habla sobre ciertos libros que dejaron una huella importante en su vida y guiaron sus acciones hacia un estado mental cada vez más estable y pacífico.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    Es un buen libro, pero no lo llamaría súper inspirador. Además, su uso de la palabra “experimento” no pasa mis estándares científicos (jeje). Sin embargo, debo decir que esta frase la he agregado a mis frases favoritas: “Solamente cuando uno ve sus propios errores con un lente convergente, y hace precisamente lo opuesto con los errores de los demás, se puede llegar a una estimación relativamente justa de ambos”.
CHA_3179.jpg

El Gen Egoista, por Richard Dawkins

Richard Dawkins es uno de mis heroes. Desde hace tiempo tenía ganas de llegar a conocer su desarrollo como escritor y como científico; entonces decidí leer su primer libro. Este libro es un tributo (y una extensión) a El Origen de las Especies, pero Richard va más allá que Charles Darwin al demostrar que todos los seres vivos (incluyendo a los humanos) somos esclavos de nuestros genes. Pero Richard no se refiere al material genético en colectivo, él se refiere a cada uno de los elementos básicos del ADN. Cada gen—independientemente de si estamos hablando del gen que es responsable del color de nuestros ojos o el gen que nos instruye a preferir cosas azucaradas—manipula nuestros cerebros (y por consiguiente nuestras acciones) con el fin de garantizar su supervivencia, no la nuestra. Obviamente nuestra supervivencia garantiza la suya, pero para ser honestos, a los genes no les importa nuestro bienestar—no somos más que vehículos mediante los cuales ellos se mantienen vivos. Por eso “egoístas”. Más aún, estos genes también están compitiendo los unos contra otros—intentando reemplazar sus homólogos y luchando por la supervivencia de su clase. Richard nos provee con muchísimos ejemplos de comportamiento animal que ilustran este concepto, y es fascinante ver cómo muchos de estos casos aplican a personas que conozco.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    Me parece que si voy a hacer un escrito de Richard Dawkins, prefiero hacerlo de sus libros más recientes—los cuales, para ser franco, se merecen un Premio Nobel.
CHA_3183.jpg

Los Cañones de Agosto, por Barbara Tuchman

Galardonado con el premio Pulitzer, este libro es un resumen maravilloso de los eventos ocurridos en Europa entre julio 28 y septiembre 5 de 1914. Este agosto fue el primer més de la primera guerra mundial. Barbara Tuchman provee una cantidad asombrosa de hechos puntuales y detalles increíbles mientras despliega una historia con muchísima personalidad y estilo. Lo que más me dejó atónito de este episodio triste de la humanidad es que el asesinato del archiduque Franz Ferdinand fue una excusa mínima que los Alemanes usaron para desatar millón y medio de soldados destinados a devorar cuántas ciudades se encuentren en su camino a París. Para resumir, Franz Ferdinand (archiduque Austriaco) fue asesinado en una visita a Sarajevo en junio 28, y por consiguiente Austria le declaró la guerra a Serbia en julio 28. Una vez Alemana anunció su “fiel apoyo” hacia Austria, una serie de eventos y discusiones estresantes se llevaron a cabo en en todas las oficinas de los principales gobiernos Europeos. La cuestión era si declarar neutralidad o unirse a la guerra. Para Rusia la decisión fue fácil (sabiendo su historia y cercanía a Serbia), pero Francia y el Reino Unido no estaban muy seguros si querían formar parte de esta guerra. Para mí, el aspecto más inconcebible de esta guerra, fue el hecho de que días antes de que los bandos estuvieran establecidos, Alemania ya tenía millones de soldados rumbo a París.

Aún más asombroso es el hecho de que si uno lee este libro ignorando el resultado final de la guerra, una victoria Alemana es inminente. El poderío absoluto de la armada Alemana es virtualmente imparable.

En últimas, a Alemania se le acabó la gasolina a las afueras de París, exponiendo su frágil costado (al intentar una maniobra inusual), y dándole a Francia la oportunidad de atacar el 5 de septiembre—extinguiendo las llamas de ese fuego rapaz que era la armada Alemana. Una vez pasado este agosto sangriento, el continente entró en un estancamiento que duró unos cuatro años más y acabó con las vidas de unos 15 a 19 millones de personas.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    La razón será explicada más adelante.

Astrofísica para personas en apuros, por Neil de Grasse Tyson

Un vistazo a los engranajes del universo y sus funciones. Un montón de información fascinante, pero me interesaría saber si el libro le gustó a la gente que no está familiarizada con el tema. A mi me encantó; más que todo porque es un tema que yo manejo bien. Recuerdo estar leyendo y decirme a mí mismo “Ah, sí, sí verdad, yo me acuerdo de esto”. Pero me pregunto si le fue posible a personas que no saben al respecto retener siquiera la más mínima información. Me parece que Neil pasó apresuradamente por conceptos que requieren más contexto y una explicación muchísimo más a fondo. Pero luego me acuerdo del título del libro y entiendo la razón.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    Este libro es un resumen de por sí. Como mencioné, a mí me encantó, pero no creo que pueda llegar a tener el impacto que recuerdo haber recibido cuando leí Cosmos.

Un universo de la nada, por Lawrence Krauss

En este libro, Lawrence Krauss explica—minuciosamente y tan claro como el lenguaje (sin el uso de la matemática) lo permite—el concepto de que el vacío de la nada no está completamente desocupado. Resulta ser que el vacío está lleno de actividad y partículas que literalmente aparecen y desaparecen haciendo un prestamo de energía que viene desde el futuro. Suena raro, pero esto es lo que la física ha demostrado con evidencia en las últimas cincuenta décadas. Más aún, este “vacío que no está vacío” está directamente relacionado con la cantidad de materia y antimateria que existe en el universo. Pero el dolor de cabeza no entra sino hasta cuando Lawrence nos cuenta que de acuerdo al balance de energía que existe en el vacío, un Universo cualquiera (¡incluyendo el nuestro!) tiene la capacidad de aparecer de la nada. De ahí su nombre.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    Es difícil de entender (realmente) este concepto con una sola lectura. Si quisiera hacer un escrito digno al respecto, tendría que leer muchísimos libros más sobre el tema.
CHA_3181.jpg

Mide lo que importa, por John Doerr

Este es un libro reciente. Normalmente no me aventuro a leer libros recientes y prefiero enfocar mi tiempo en aquellos que han sobrevivido los filtros del pasar del tiempo. La razón por la que escogí este libro es porque la compañía para la que trabajó en Boston usa el sistema de trabajo-en-equipo del cual el libro habla. El sistema está basado en “Objetivos y Resultados Clave” (o OKRs por sus siglas en inglés). ORKs nacieron en Intel, y se afinaron en Google, Intuit, La Fundación de Bill y Melinda Gates, y varias otras compañías que le deben su éxito a este sistema. Se basa en incentivar a los empleados a establecer sus propios Objetivos (Os) y a proponer una serie de Resultados Clave (KRs) que llevan a este Objetivo. Pero el aspecto más importante de los OKRs (y lo que los hace tan efectivos) es que son públicos a nivel de la compañía. Esta transparencia hace que las personas reflecciones mucho más cuidadosamente sobre sus planes. Al mismo tiempo siembra semillas de colaboración, realimentación, ánimo, y desarrollo personal en todos los niveles de la compañía. De cierta forma, antes de leer el libro, yo ya estaba usando ORKs para mi vida. Pero el libro les dió un nombre y me dió la oportunidad de compartirlos con mi equipo. Hasta el sol de hoy, me encanta trabajar con OKRs.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    Me parece que es más enfocado en la vida laboral (la cual nunca es muy emocionante que digamos).
CHA_3184.jpg

Café Tostado en Casa, Romance y Renacimiento, por Kenneth Davids

Recientemente tomé la decisión de empezar a comprar café crudo y tostarlo en casa. Hay muchísima información en internet sobre el tema, pero como es usual, prefiero los libros. Este libro en particular empieza con la historia del café tostado en casa—antes de los avances tecnológicos del siglo XX—y nos muestra que la conveniencia es la razón por la cual sacrificamos sabor, complejidad, aroma, y pasión en nuestro café de cada día. La industrialización del café parece haber borrado de nuestra memoria colectiva de lo delicioso que puede llegar a ser una taza de café tostado y filtrado en casa. Sin embargo, esta amnesia parece estar desvaneciéndose gracias a todas las tiendas de café artesanal que están naciendo a diario y a muchísimos entusiastas que están animando al renacer de esta fruta maravillosa.

    ¿Por qué no hice un escrito sobre este libro?
    Todavía estoy en busca de esa taza perfecta.

Hubo un par de libros más pero bueno, siguamos...

Mi nuevo trabajo

Bueno, ahora sí, hablemos de la razón por la que he dejado de subir escritos últimamente.

Era una semana de septiembre del 2018, y yo estaba leyendo Los Cañones de Agosto por segunda vez. Mi libro estaba resaltado por doquier, lleno de notas y fotos impresas de más de setenta personajes en la historia2. También tenía un documento repleto de fechas (y horas) de los eventos clave en agosto 1914. Estaba listo para empezar a escribir. Pero esa semana me encontraba en en Seattle, Washington (por trabajo) en donde conocí al CSO3 y al COO4 de Commonwealth Fusion Systems—o CFS. Esta compañía es un “startup” que nació de MIT con la meta ambiciosa e crear una reacción de fusión (con energía neta positiva) en los próximos tres años.

Para aquellos que no están familiarizados con el tema, fusión es una fuente de energía cuya existencia la sabemos desde hace más de sesenta años. Es prácticamente ilimitada, y tiene un impacto mínimo en el medio ambiente. Lo que es más, es la única fuente de energía que puede reemplazar a todas las formas de energía fósil por sí sola—sin ayuda de otras formas de energía renovable. Tiene la capacidad de literalmente ¡salvar al mundo! El problema es que nadie ha podido fabricar una planta de energía de fusión… aún. Aquí es donde entra en juego CFS.

Mientras conversaba con ellos me contaron que estaban buscando personas con conocimiento de superconductores y electroimanes (de lo que se trata PhD y mi postdoctorado), pero aún más importante, estaban buscando a personas que estuvieran dispuestas a revolucionar la fuente de energía del mundo entero en los próximos diez años. Entonces me sugirieron que aplicará.

Todo esto me parecía fuera de mi alcance en ese momento. Estamos hablando de profesores y graduados de MIT—¡los más duros de los duros! No solo eso, mi especialidad es en electroimanes para aceleradores de partículas hechos de LTS5, no en electroimanes para fusión hechos de HTS6. Además, yo estaba muy cómodo en Berkeley. Entonces, nuestra conversación terminó con un “sí, sí, seguro, yo aplico…” seguido (en mi mente) por un montón de “peros”.

Esa noche la pasé mirando al techo de mi habitación de hotel, preguntándome: “¿Qué pasaría si lo logran?”, “¿Será que aplico?”, “¿Si aplico, será que voy a poder mantener el ritmo acelerado que ellos requieren?”, “¿Será que estoy dispuesto a mudarme a Boston con sus estaciones extremas y dejar el clima perfecto de Berkeley atrás?”, “¿Qué diría mi jefe?”, “¿Qué diría mi esposa?”.

En el fondo, sabiendo la forma en la que vivo mi vida, yo ya estaba claro en lo que iba a hacer. ¡Pero esto significaba un cambio casi completo de vida y de carrera! En ese momento, un vacío se me hizo en el estómago y no se fué por semanas.

Este vacío no era miedo. La razón por la que lo sentí era porque sabía muy bien que aún no estaba listo. El proyecto en el cual estaba involucrado en Berkeley no iba ni siquiera a la mitad. Además, mi conocimiento de fusión era mínimo. Necesitaba un plan.

Me propuse dedicar los siguientes ocho meses a aprender todo lo que pudiese sobre física de plasma y energía de fusión (también HTS). Al mismo tiempo preparar todo para dejar Berkeley sin causar retrasos o problemas al proyecto. El pan se manifestó en dos horas de lectura al dia, y casi otras dos horas dedicadas a documentación, videos de entrenamiento, optimización de procesos, y cualquier otra cosa que pudiese dejarle a mi equipo para que quien sea que me reemplace tuviese una transición fácil.

¡ESA! es la verdadera razón por la cual no he subido contenido desde Los Comerciantes de Duda. Tuve que poner a Los Cañones de Agosto a un lado para devorar libros y artículos científicos de energía de fusión, y en ocho meses me familiarize con el tema como nunca me imaginé. Para febrero del 2019 ya estaba listo para aplicar a CFS, y en junio, me encontré ya en Boston con el título de “Ingeniero de Sistemas Magnéticos”.

¡No pudiese estar más feliz! Trabajar en una compañía startup es fascinante. Especialmente en una como CFS en donde hay tanto talento—y en donde hay la posibilidad de tener un impacto enorme en el mundo. Para rematar, Boston es una ciudad genial. ¡Mi esposa y yo estamos encantados! Nos conseguimos una adición a la familia en el camino llamada Pinot, y encontramos un apartamento en un área tranquila de Cambridge con un parque recreacional enorme al lado del edificio.

Peanut (pronunciado pinot)

Peanut (pronunciado pinot)

Como dije al principio, estoy sumamente agradecido por todos estos golpes de suerte que he tenido en los últimos dos años, y no lo hubiese podido hacerlos realidad sin el apoyo de aquellos a mi alrededor. No estoy seguro que depara el futuro—solo se que va a ser un trabajo arduo. Pero debo admitir que es un sentimiento estupendo despertarme todos los días y estar emocionado de las cosas que voy a aprender y a construir. Pero lo que más me mantiene enfocado y con la frente en alto es la misión principal de la compañía: “energía ilimitada para todos… ¡por siempre!”

La conclusión de mi blog

Permítanme recordarles las metas principales que establecí cuando empecé mi blog:


    Meta 1 Absorber y retener conocimiento.
    Meta 2 Animar a otros a leer más.
    Meta 3 Hacer que los lectores se pregunten a sí mismos, “¿Será que sí estoy aprendiendo? ¿O simplemente entreniendome?”
    Meta 4 Entretener (opcional)

Lo más importante que he descubierto a través de este blog, es que leer con el fin de escribir hace una diferencia enorme en lo aprendido. ¡Enorme! Mi capacidad para recordar detalles específicos y estadísticas relevantes ha mejorado significativamente desde que empecé a hacer esto. Además, mi vocabulario y capacidad de comunicación se han triplicado, y por consiguiente, ahora puedo contar mejores historias y tener mejores conversaciones.

Lo que es más, gracias a todas estas escrituras que he hecho, la velocidad con la que puedo extraer información de mi cerebro y convertirla en ideas y frases efectivas en situaciones sociales ha mejorado increíblemente7.

Leer y escribir no solo ha mejorado mis habilidades, también ha mejorado mi vida. Por ejemplo, al tomar los Comerciantes de Duda tan en serio, decidí vender mi carro y comprarme una bicicleta para reemplazarlo. También reforcé mi misión de comprar un carro eléctrico, y desde entonces he estado bajando mi consumo de carnes. Luego, leer y escribir sobre George Washington y la revolución estadounidense me hizo un mejor ciudadano—mucho más consciente de lo frágil que es la democracia. Finalmente, leer y escribir sobre Cosmos me ha dejado deslumbrado y enamorado del universo—me ha dado una perspectiva Cósmica con la cual vivo cada día.

¡Todos estos son cambios importantes y tangibles!

Pudiese seguir hablando por horas sobre el impacto tremendo que los libros pueden tener en nuestras vidas—si estamos dispuestos a leerlos y entenderlos. Este tipo de cambios (a ese nivel) no se pueden obtener por medio de documentales, podcasts, artículos en linea, diarios de noticias, y desafortunadamente ni siquiera del sistema educativo.

¡Tenemos que leer más libros y escribir más!

Me parece que mi blog fue un éxito rotundo. No en términos de lectores, sino porque me enseñó a ser una mejor persona de arriba a abajo. Porque afiló mis capacidades investigativas, mi memoria, mi habilidad de comunicar ideas complejas, y porque expandió mi conocimiento a áreas a las cuales nunca me hubiera aventurado si no fuese por mi obsesión hacia los libros. No estoy seguro si las metas 2, 3, y 4 fueron exitosas, pero si recibí un par de mensajes reconfortantes de algunas de las personas que tuvieron la paciencia para leer (o escuchar) mis resúmenes enormes. ¡Gracias!

Entonces, este es el fin. Debido a mi nueva misión de energía de fusión (y la urgencia del cambio climático), no creo que vaya a tener el tiempo de escribir estos resúmenes extensos. Pero esto no me preocupa mucho, todavía seguiré leyendo sobre temas fuera de mis responsabilidades laborales, y habrá muchas oportunidades de escribir e investigar en este arduo camino hacia una nueva fuente de energía.

Quiza algun dia encuentre un libro digno de escribir al respecto, pero hasta entonces, ¡adiós!
Mucha paz, buena fortuna, y buenos libros. 8

Cha